Cómo cocinar albóndigas en salsa en la estufa (hervidas y crudas)

¿Eres un amante de las albóndigas? Si es así, estás de suerte, porque hoy te traemos dos formas deliciosas de cocinarlas en la estufa: hervidas y crudas en salsa. Tanto si eres un experto en cocina como si estás empezando, este artículo te guiará paso a paso para que logres preparar unas albóndigas jugosas y llenas de sabor. ¡Prepárate para deleitar a tu paladar con estas irresistibles recetas!

Cómo cocinar albóndigas en salsa en la estufa (hervidas y crudas)

Las albóndigas siempre agradan al público y son fáciles de hacer. Sin embargo, a pesar de la facilidad de preparación, muchas personas todavía quieren saber cómo hacer albóndigas en salsa en la estufa.

Coloque las albóndigas cocidas y descongeladas en salsa en una cacerola a fuego lento durante 15 minutos. Si todavía está congelado, cocine a fuego lento durante 20-30 minutos. Las albóndigas crudas se deben freír primero en una sartén con aceite y luego cocinar a fuego lento en salsa durante 30 minutos para la carne de cerdo o hasta 2 horas para la carne de res o ternera.

Verifique que las albóndigas crudas tengan una temperatura interna de 160°F

Si no tienes horno o no quieres usarlo durante los calurosos meses de verano, existen varias formas de hacer albóndigas en salsa en la estufa.

Pero es útil si tienes algunos trucos a mano. Para obtener resultados más sabrosos, lo mejor es preparar las albóndigas tradicionalmente en salsa de tomate italiana. Sin embargo, si quieres ahorrar tiempo, puedes comprar salsas enlatadas en el supermercado.

El hecho de que las albóndigas sean una buena fuente de proteínas explica sin duda por qué aparecen en casi todas las cocinas. Todos los niños disfrutan de las albóndigas caseras como bocadillo, pero también son una comida abundante para todos.

Las albóndigas italianas al horno se preparan en una sola olla grande, generalmente una sartén de hierro fundido o una horno holandés.

Aunque generalmente se prefiere la carne molida para hacer albóndigas, también puedes prepararlas con carne molida de cerdo, pollo molida o incluso pavo molido. Las albóndigas cocidas combinan bien con platos de pasta, salsas y queso mozzarella.

Es fácil de preparar usando su tarjeta de recetas de albóndigas italianas y guardándolas para esas noches ocupadas entre semana.

¿Puedes cocinar albóndigas crudas directamente en la salsa?

De hecho, puedes hacer albóndigas crudas en salsa.

Sin embargo, si desea hacer albóndigas al estilo italiano cocidas en salsa de tomate, para obtener mejores resultados, dórelas en una sartén antes de agregar las albóndigas crudas a la salsa.

Puedes cocinar las albóndigas crudas en la salsa sin que se doren. Pero lo crujiente que se obtiene al dorarlos previamente les da una textura MUCHO mejor.

Al cocinar las albóndigas directamente en la salsa hirviendo, quedan extremadamente tiernas incluso después de cocinarlas. Sin embargo, algunas personas prefieren un color exterior más oscuro para las albóndigas. Por eso, dorarlos en un horno o sartén antes de agregarlos a la salsa les dará esto.

La próxima vez que quieras hacer albóndigas, puedes dorarlas antes de agregarlas a la salsa. Pero no tendrías que cocinar la salsa por tanto tiempo.

Una olla de cocción lenta produce excelentes resultados cuando se agregan albóndigas crudas directamente a la salsa.

El método de cocción lenta permite que las albóndigas se cocinen gradualmente hasta que estén bien cocidas. Esto produce un resultado particularmente tierno y le da a la salsa un sabor carnoso.

Sin embargo, los críticos de este enfoque se preocupan por las albóndigas insípidas y la salsa aceitosa.

Es importante tener en cuenta que las albóndigas pueden desmoronarse si las agregas directamente a la salsa. Sin embargo, puedes tomar algunas medidas para evitar que esto suceda.

Para obtener unas albóndigas estupendas, puedes añadir pan rallado o harina, pero un huevo y queso parmesano rallado también sirven como aglutinantes para conseguir unas sabrosas albóndigas.

Mantén la carne lo más fría posible para que las albóndigas mantengan su forma.

Esto les ayuda a formarse y evita que pierdan tanta grasa antes de cocinarlos en la salsa. Una vez que hayas formado la carne, puedes cocinarla mientras la salsa ya está hirviendo a fuego lento en la estufa o guardar las albóndigas crudas en el refrigerador mientras terminas de preparar la salsa.

¿Deberías cubrir las albóndigas con salsa al cocinarlas?

Sí tu puedes. Si estás haciendo albóndigas en salsa en la estufa, puedes colocar las albóndigas en la salsa de tomate y tapar.

Tapa y cocina las albóndigas a fuego medio-bajo durante 10 minutos, revolviendo ocasionalmente. Luego puedes quitar la tapa y cocinar por otros 10-15 minutos o hasta que la comida esté lista.

Cuando hiervas o hiervas tu salsa marinara casera, tapar la olla ayuda a mantener el calor.

Sin embargo, una vez que la olla alcance el punto de ebullición, quitar la tapa evitará que se desborde. Sin embargo, la tapa evita que las salpicaduras salpiquen por toda la estufa.

Aunque algunas personas cocinan las albóndigas sin tapar en la salsa, cocinar la salsa de esta manera permite que el agua se evapore. Entonces, si desea espesar la salsa, es posible que deba prescindir de la tapa.

Hacer salsa de tomate casera para obtener deliciosas albóndigas es bastante fácil. Calienta un poco de aceite de oliva en una olla o sartén grande a fuego medio-alto mientras salteas las cebollas. Déjalo hervir después de agregar la salsa roja. Reduzca el fuego a medio y agregue los condimentos italianos al gusto.

A la hora de añadir las albóndigas más tiernas a la salsa de tomate triturado, lo mejor es dejarlas cocer unos minutos antes de añadir las albóndigas.

Luego, las albóndigas crudas se pueden agregar al guiso y continuar cocinándose individualmente. Si las esparces bien por la olla conseguirás que queden cubiertas casi por completo por la salsa roja.

¿Cuánto tiempo se tarda en recalentar las albóndigas cocidas en salsa?

Las albóndigas cocidas simplemente necesitan calentarse.

Caliente las albóndigas cocidas y descongeladas en salsa de tomate o salsa BBQ en una olla a fuego lento durante 15 minutos. Si todavía está congelado, cocine a fuego lento durante 20-30 minutos.

Algunos afirman que cuanto más se cocinan las albóndigas en la Crock-Pot, mejores quedan. Otros afirman que cocinarlos durante demasiado tiempo les dará una textura extraña y una apariencia desagradable.

Pero si usas una Crock-Pot, ¿puedes dejarla afuera toda la noche?

Si te preguntas si realmente puedes dejar las albóndigas en una olla de cocción lenta durante la noche, quizás quieras consultarme. artículo actual.

Aquí te expliqué cuándo puedes dejar las albóndigas en la Crock-Pot y cuánto tiempo deben permanecer allí. También es posible que desees determinar si necesitas descongelar las albóndigas antes de ponerlas en una olla de cocción lenta. Esto también se examina en el artículo.

Simplemente haga clic en este enlace para leerlo en mi sitio web.

¿Cuánto tiempo se tarda en recalentar albóndigas crudas en salsa?

El tiempo depende de si primero fríes las albóndigas en una sartén (lo cual es ideal).

Pero la cuestión de si se utiliza carne de res, ternera o cerdo también puede afectar el tiempo de cocción. Las albóndigas de carne deben cocinarse a fuego lento en la salsa durante mucho tiempo, idealmente dos horas, para que queden tiernas. Pero si los doraste primero, 1 hora y media probablemente sea lo correcto.

Las albóndigas de cerdo deberán cocinarse en la salsa durante unos 45 minutos, a menos que se doren. Si se dora, con 30-40 minutos es suficiente. Antes de servir, asegúrese siempre de que una o dos de las albóndigas estén completamente cocidas.

Verifique que las albóndigas crudas (carne de res o cerdo) tengan una temperatura interna de 160°F.

Si prefieres las albóndigas doradas, una excelente receta es comenzar agregando aceite de oliva a tu sartén y calentándola a fuego medio-alto. Agregue con cuidado las albóndigas a la sartén y cocine durante 3-4 minutos, hasta que se doren por ambos lados. Cocine las albóndigas a fuego lento durante 10 a 20 minutos o hasta que estén bien cocidas.

Este método también se puede utilizar para preparar albóndigas congeladas para toda la familia.

Usar un termómetro para carne como este en Amazon la cual tengo que controlar la temperatura interna de las albóndigas ya que el tiempo de cocción puede variar dependiendo del tamaño de las albóndigas.

La temperatura interna de las albóndigas hechas con carne molida magra de res, cerdo o pollo debe ser de al menos 160 grados Fahrenheit. Pero si la temperatura supera los 170 grados Fahrenheit, pueden volverse duros y secos.

¿Puedes cocinar demasiado las albóndigas en salsa?

No. Cuando cocinas albóndigas en salsa, se asientan en el líquido, lo que hace que sea muy difícil cocinarlas demasiado.

Pero no se obtiene tanto sabor al cocinar las albóndigas en salsa como cuando la carne entra en contacto con una sartén caliente.

Como siempre digo, dore las albóndigas para obtener una costra dorada antes de estofarlas en la salsa.

Déjelos en la salsa a fuego lento o cocine a fuego lento hasta que estén listos para servir. Transferirlo a una Crock-Pot con la configuración «mantener caliente» también funciona muy bien.

Si alimenta a un grupo grande, distribuya las albóndigas de manera uniforme. A la hora de manipular carne cruda, siempre es ideal mantener la cocina lo más limpia posible. Forre papel pergamino alrededor de los bordes de las bandejas para hornear para evitar ensuciar y obtener albóndigas perfectas.

Sería útil enrollar las albóndigas al tamaño requerido para el plato dependiendo de cómo planeas servirlas.

Por ejemplo, es mejor utilizar albóndigas más pequeñas, del tamaño de un bocado, en la sopa. Deben ser grandes, de unos 5 cm de diámetro si se sirven individualmente. Una albóndiga de tamaño mediano es suficiente si se coloca sobre pasta.

Elegir el tamaño de los sándwiches de albóndigas depende de tus preferencias y de cómo te gusten.

Si las enrollas con las manos secas, la mezcla de carne se pegará a tu piel y te impedirá enrollar correctamente las mejores albóndigas. Para solucionar el problema, engrase ligeramente sus manos. Para obtener una bola que rueda libremente, todo lo que se requiere es un movimiento de rodadura suave.

Las hierbas frescas juegan un papel importante en la típica mezcla de albóndigas italiana. Sin ellos, tus albóndigas acabarán sabiendo a hamburguesa.

Sin embargo, no necesariamente debes usar albahaca o perejil. En su lugar, puedes agregar hierbas como:

  • Ajo en polvo (o ajo fresco picado; aún mejor)
  • pimienta negra
  • orégano
  • Mejorana
  • romero fresco finamente picado

¿Cómo se evita que las albóndigas se deshagan en la salsa?

Agregar pan rallado a la mezcla del pastel de carne también actúa como relleno y evita que las albóndigas se sequen demasiado al absorber parte del líquido de la carne.

Sin embargo, demasiado pan rallado puede arruinar la textura de la albóndiga, haciéndola más parecida a un relleno que a un mini pastel de carne. Además, la mezcla terminada puede volverse quebradiza y desmoronarse durante la cocción.

También puedes añadir un huevo ligeramente batido, pero no demasiado.

No es aconsejable utilizar huevos grandes ya que los ingredientes necesitan un mínimo de agente aglutinante. Un huevo pequeño es suficiente para medio kilo de carne molida. Si sigue una dieta sin huevos, otra opción es remojar pan fresco en leche y exprimir el exceso de leche antes de usarlo como aglutinante.

Pero si primero fríes las albóndigas crudas en aceite en una sartén, obtendrán una corteza agradable que evita que se deshagan mientras se cocinan en la salsa.

Hay varias formas de evitar que las albóndigas se rompan en la salsa. Desafortunadamente, las albóndigas caseras pueden ser muy difíciles de hacer. No se trata solo de mezclar los ingredientes en un tazón grande, darles forma de albóndigas y luego cocinarlas a la perfección a fuego medio.

Es posible que primero tengas que sumergir las manos en el tazón grande para mezclar que contiene los componentes de las albóndigas y mezclarlos. El calor de tus manos puede descomponer las proteínas de la carne, lo que ayuda a que la mezcla se mantenga unida mientras se cocina.

Entonces bastan unos minutos de mezcla.

Pensamientos finales

Es mucho más fácil hacer albóndigas en la estufa de lo que piensas, y las recetas italianas de albóndigas a menudo lo requieren.

Entonces, para su plato de pasta favorito, sándwiches de albóndigas o pizza, pruebe esta receta sencilla de albóndigas para cocinar para obtener albóndigas deliciosas y jugosas.

Cocinar albóndigas en la estufa es una receta fácil de albóndigas en salsa roja hechas a mano que se pueden preparar para cenas entre semana o al por mayor para congelar.

Es un plato excelente para un viaje gastronómico o para cuidar a familiares o amigos enfermos.

Puedes preparar albóndigas con antelación. Tienes la oportunidad de absorber más sabores de las especias y hierbas, por lo que esto puede ser incluso preferible.


Imagen de EstudioWebDoce en Pixabay

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo cocinar albóndigas en salsa en la estufa (hervidas y crudas)

Las albóndigas en salsa son un plato clásico y reconfortante que puedes preparar fácilmente en la estufa. Ya sea que prefieras cocinar las albóndigas hervidas o crudas, este artículo te guiará paso a paso para lograr unas deliciosas albóndigas en salsa. ¡Sigue leyendo para descubrir cómo!

Cómo cocinar las albóndigas hervidas

  1. Paso 1: Para comenzar, forma las albóndigas con la mezcla de carne de tu preferencia. Puedes utilizar carne molida de res, cerdo, pollo o una combinación de estas opciones. Agrega condimentos como sal, pimienta, ajo y hierbas frescas para realzar el sabor.
  2. Paso 2: Luego de formar las albóndigas, lleva a ebullición una olla grande con agua salada. Asegúrate de tener suficiente agua para cubrir completamente las albóndigas.
  3. Paso 3: Una vez que el agua esté hirviendo, reduce el fuego a medio-bajo y coloca suavemente las albóndigas en el agua caliente. Cocina las albóndigas durante unos 10-12 minutos o hasta que estén bien cocidas.
  4. Paso 4: Mientras las albóndigas se cocinan, puedes preparar la salsa. Puedes optar por una salsa de tomate casera o utilizar una salsa ya preparada. Calienta la salsa en otra olla a fuego medio.
  5. Paso 5: Una vez que las albóndigas estén cocidas, retíralas del agua caliente utilizando una espumadera y colócalas en la salsa caliente. Deja que las albóndigas se cocinen en la salsa durante otros 5-10 minutos para que absorban los sabores.
  6. Paso 6: Sirve las albóndigas en salsa calientes y disfruta de este plato delicioso y reconfortante.

Cómo cocinar las albóndigas crudas

  1. Paso 1: Si prefieres cocinar las albóndigas crudas, forma las albóndigas de la misma manera que se mencionó anteriormente.
  2. Paso 2: Calienta una sartén grande a fuego medio-alto y agrega un poco de aceite de oliva.
  3. Paso 3: Coloca las albóndigas en la sartén caliente, asegurándote de no sobrecargarla. Es importante dejar suficiente espacio entre las albóndigas para que se cocinen de manera uniforme.
  4. Paso 4: Cocina las albóndigas durante unos 3-4 minutos por cada lado, o hasta que estén doradas y cocidas por completo.
  5. Paso 5: Mientras las albóndigas se cocinan, puedes preparar la salsa de la misma manera que se indicó anteriormente.
  6. Paso 6: Una vez que las albóndigas estén listas, retíralas de la sartén y colócalas en la salsa caliente para que se mezclen los sabores. Cocina durante unos minutos adicionales.
  7. Paso 7: Sirve las albóndigas en salsa calientes y disfruta de esta sabrosa versión.

Esperamos que esta guía te haya ayudado a aprender cómo cocinar albóndigas en salsa en la estufa, tanto hervidas como crudas. ¡Experimenta con diferentes mezclas de carne y condimentos para crear tu propia receta única! ¡No dudes en explorar más recetas en Recetas Fáciles y Cocina del Mundo para ampliar tu repertorio culinario!

Deja un comentario