Placa de inducción o placa de gas: ¿cuál es mejor?

Si tienes pensado renovar tu cocina, una de las decisiones más importantes a tomar es qué tipo de placa de cocción elegir. A menudo, la elección se reduce a dos opciones populares: placa de inducción o placa de gas. Ambas tienen sus pros y contras, pero ¿cuál es realmente la mejor opción? En este artículo, exploraremos las características y beneficios de cada una de estas opciones para ayudarte a tomar la decisión adecuada según tus necesidades y preferencias culinarias. Sigue leyendo para descubrir si la tecnología de inducción o el clásico gas se adapta mejor a tu estilo de cocina.

En términos de familiaridad, muchas personas son leales a la estufa de gas porque usan una tubería de gas la mayor parte de sus vidas y están familiarizadas y cómodas con la instalación de la tubería de gas y su uso para cocinar.

Las nuevas tecnologías han dado lugar a la cocción por inducción como nuevo método de cocción en la última década. El atractivo reside en la velocidad y la falta de combustible.

En este articulo. Compararé la cocina por inducción con la cocina a gas y las compararé en función de varios parámetros para mostrarle cuál es la opción correcta para usted.

Placas de inducción versus placas de gas: mecanismo de acción

Empecemos por las placas de gas.

Consta de un tubo de gas, un mando para regular la cantidad de combustible y dos o más quemadores sobre los que se colocan los utensilios de cocina para cocinar los alimentos. Varios quemadores permiten cocinar diferentes alimentos al mismo tiempo. La llama sale de los diminutos agujeros de los quemadores.

Para encender el quemador hay que girar el mando. Esto asegura que se suministre suficiente combustible al quemador. Se utiliza un encendedor de gas compuesto por cristales piezoeléctricos y un martillo para proporcionar al combustible la chispa necesaria para encenderlo.

Los utensilios de cocina se colocan sobre el fuego. La llama aumenta la temperatura de la superficie del utensilio, lo que hace que la comida del interior comience a cocinarse. La llama se puede aumentar o disminuir usando la perilla para aumentar o disminuir la cantidad de combustible que va al quemador.

Y ahora veamos cómo funcionan las placas de inducción.

La palabra inducción es una forma abreviada de inducción electromagnética. Genera electricidad mediante magnetismo.

Hay una bobina de alambre de cobre debajo de la placa de vidrio/cerámica. Con la ayuda de un enchufe, se pasa corriente alterna a través de él. Esta corriente alterna crea un campo magnético fluctuante que genera calor indirectamente.

Para cocinar con inducción necesitas un enchufe y una batería de cocina especial que sea apta para inducción. Una vez que se colocan los utensilios de cocina y se enciende la alimentación, el campo magnético creado por la estufa penetra el metal de los utensilios de cocina.

Entonces tenemos un campo magnético fluctuante que se mueve alrededor y dentro de los utensilios de cocina (fondo e interior), causando que una corriente eléctrica fluya a través de los utensilios de cocina.

Ahora bien, esta corriente creada es una especie de corriente arremolinada y arremolinada con mucha energía pero sin ningún lugar adonde ir. Se habla de corrientes parásitas. Esta corriente parásita se arremolina y disipa la energía dentro del dispositivo.

Esto hace que el utensilio se caliente y la comida del interior se caliente por conducción y convección. La conducción significa que la energía térmica se transfiere directamente a los alimentos y durante la convección, los alimentos líquidos suben y bajan en el utensilio, llevando consigo energía térmica.

Los materiales con los que funcionan la mayoría de los dispositivos de inducción deben ser metales ferrosos como el hierro fundido o el acero inoxidable.

La mayoría de las placas de inducción El cobre, el aluminio o el vidrio no se pueden calentar. porque el campo magnético no puede producir corriente concentrada. Un método para comprobarlo es colocar un imán debajo del utensilio. Si se pega es apto para inducción.

Hay algunas nuevas tecnologías que están llegando al mercado como: B. Cocinas de inducción totalmente metálicas que utilizan frecuencias mucho más altas. En estas cocinas de inducción se pueden utilizar utensilios de cualquier material si se colocan sobre una placa metálica adecuada que actúe como una placa de cocción tradicional.

Comparemos la placa de inducción con la placa de gas basándonos en algunos factores importantes de ambas placas que pueden ayudarte a decidir qué placa elegir.

Visualización de la cocina.

Una de las cosas que a la gente le gusta de la cocina a gas es que se pueden ver fácilmente las llamas.

La llama en las estufas de gas es visible y se puede aumentar o disminuir según sea necesario.

Para solucionar este problema de las placas de inducción, los nuevos modelos de placas de inducción cuentan con llamas LED que le dan al cocinero una idea visual de la intensidad del calor.

Veredicto: Las estufas de gas son mejores si se siente más cómodo viendo las llamas reales mientras cocina.

Eficiencia energética

Las placas de inducción son más eficientes energéticamente a la hora de cocinar. Los alimentos cocinados por inducción reciben alrededor del 90% del calor producido.

Por otro lado, los alimentos cocinados en la estufa de gas reciben entre el 40 y el 55% del calor producido.

Incluso la cocción durante largos períodos de tiempo o la cocción rápida se pueden dominar de manera eficiente con la cocción por inducción.

El tiempo de cocción es aproximadamente un 50 % más corto en una placa de inducción

El Departamento de Energía de EE. UU. ha realizado algunas pruebas de ebullición de agua para determinar la eficiencia de varias estufas. Se ha descubierto que la estufa de gas tiene aproximadamente un 40% de eficiencia en términos de calor transferido a los utensilios de cocina.

La eficiencia de una placa de inducción era del 84% en términos de transferencia de calor a la sartén.

Pero espera.

Si miramos el panorama más amplio que incluye fuentes de energía primarias y secundarias, debemos saber que el gas para cocinar es una fuente de energía primaria.

Esto significa que se utiliza directamente en la forma disponible en el medio ambiente. La electricidad, por otra parte, es una fuente de energía secundaria. Para generar electricidad se utiliza carbón o gas. Hay pérdidas de transmisión y pérdidas de generación de energía eléctrica.

Esto significa que cuando la electricidad llega a nuestros hogares ya se ha perdido mucha energía.

La conclusión de este debate es que si consideramos el panorama más amplio de las pérdidas sufridas antes de que la electricidad llegue a los hogares, junto con la eficiencia, ambas fuentes logran la misma eficiencia.

Veredicto: Las placas de inducción son más eficientes energéticamente

Accidentes y quemaduras

Hay menos riesgo con la cocina por inducción en comparación con la cocina a gas.

Esto se debe a que no hay llama abierta y los utensilios de cocina y el lugar donde se almacenan son la única fuente de calentamiento mientras que el resto de la cocina de inducción permanece fría.

Si no hay utensilios de cocina en la cocina de inducción, no hay calor. Esto significa que casi no hay riesgo de quemaduras.

Sin embargo, debes apagar la inducción y dejar que se enfríe antes de limpiarla. Tampoco hay miedo a fugas de gas y se puede utilizar cerca de niños.

La llama sobre la encimera de gas sólo se puede controlar de forma limitada y puede quemar o provocar un incendio. Si se derrama petróleo, podría provocar un incendio importante.

Algunos fabricantes de estufas de gas utilizan una perilla inferior para ahorrar dinero. Lo que sucede es que incluso cuando el botón está apagado, una pequeña cantidad de gas se escapa constantemente al ambiente. Dado que el gas es altamente inflamable, una chispa en tales casos puede provocar un incendio grave o la explosión de la botella.

Veredicto: Las placas de inducción son más seguras y el riesgo de quemaduras es extremadamente bajo

Comodidad al cocinar.

La falta de llamas en la cocina por inducción garantiza que la cocina se mantenga más fresca y cómoda mientras se cocina. Es una ventaja en climas cálidos donde la temperatura sube hasta los 40 grados.

A menos que haya un utensilio sobre la estufa, no se genera calor (lo que también ahorra energía y reduce el riesgo de accidentes).

Con estufas de gas, calienta el entorno. Esto puede aumentar los costos de refrigeración si el ambiente tiene aire acondicionado.

No se puede utilizar un ventilador de techo. Las llamas producen CO2. Se requiere una ventilación adecuada a través de salidas de aire, chimeneas, etc. para disipar los humos. necesario.

Otro factor de comodidad de las placas de inducción es el control de la temperatura.

Hoy en día, muchas placas de inducción están equipadas con temperaturas Acceso inalámbrico a Internet o controlado a través de un dispositivo inteligente. Algunos dispositivos de inducción tienen temporizadores y sensores de temperatura integrados. Algunos se apagan automáticamente cuando se encienden, sin dejar utensilios o accidentalmente dejando uno vacío.

Sin embargo, con los utensilios de cocina de inducción sólo se pueden utilizar utensilios de cocina planos.

Por otro lado, las placas de gas también ofrecen un alto nivel de comodidad ya que cuentan con botones manuales fáciles de usar para aumentar o disminuir la llama. Algunas estufas de gas tienen anillos interiores y exteriores para acomodar utensilios de diferentes tamaños en el mismo quemador. Otros tienen tres o cuatro tamaños de quemadores diferentes para adaptarse a diferentes tamaños de recipientes de cocción.

Una desventaja es que una placa de gas no puede mantener la temperatura y el calor ideales, mientras que una placa de inducción puede mantener la temperatura y el calor exactos.

En lo que respecta al encendido y apagado, ambos se pueden encender y apagar fácilmente. La mayoría de los dispositivos de inducción se apagan automáticamente tan pronto como se retiran los utensilios de cocina de la placa. Algunos de ellos se enfrían al tacto en cuestión de segundos.

Dado que solo se calienta el lugar donde se guardan los utensilios de cocina y el resto de la placa de inducción permanece fría, no se quemará si los niños tocan accidentalmente el dispositivo de inducción. Lamentablemente, este no es el caso de las cocinas de gas.

Una ventaja de una placa de gas es que se puede utilizar incluso en caso de un corte de energía. Dado que la placa de inducción funciona constantemente, no funcionará durante cortes de energía.

La placa de gas se puede utilizar para asar determinados alimentos como malvaviscos, cacahuetes, etc. directamente sobre la llama. arroz Puede ser un desafío ya que se pueden freír en la sartén de inducción y no es necesario tirarlos.

En términos de comodidad, la inducción es un dispositivo portátil que sólo requiere de una toma de corriente. Para que pueda trasladarse a un nuevo lugar en la cocina o en la casa. Una encimera de gas, por el contrario, se instala de forma permanente, ya que requiere una estufa con un tubo de gas.

Dado que las cocinas de gas se utilizan desde tiempos inmemoriales, esto también puede ser una ventaja si puedes cocinar con llamas altas, medias y bajas y no necesitas temperaturas precisas. Pasar del fuego de llama a cocinar con ajustes de temperatura precisos en la inducción requiere práctica y tiempo.

Veredicto: Las placas de inducción son más cómodas, sobre todo porque no desprenden calor excesivo al cocinar

Rentabilidad

En cuanto al presupuesto, depende de la preparación del entorno de la cocina. Por ejemplo, si no hay ni tubería de gas ni estufa de gas, es posible que se necesite un presupuesto importante para comprar una estufa de gas e instalar una tubería de gas.

Si hay una toma de corriente, una placa de inducción solo requiere una toma de corriente de 220-240 V. Requiere muy poca energía, menos que una plancha eléctrica o un calentador de agua, y es económica. Sin embargo, adquirir una placa de inducción resulta caro.

Además, para la cocción por inducción se necesitan diferentes ollas, sartenes y hornillos, ya que en una placa de inducción sólo se pueden utilizar determinados materiales.

En las placas de gas se pueden utilizar todo tipo de utensilios de cocina, especialmente aquellas con base redonda.

Las estufas de gas no requieren reemplazo de piezas debido a su diseño menos complejo. Los quemadores de metal pueden soportar pesos pesados ​​y texturas rugosas.

Veredicto: Si ya tiene una línea de gas, las estufas de gas son más rentables. Sin embargo, si no tienes una línea de gas, las estufas de inducción son más rentables.

En cuanto a la limpieza

En este sentido, la placa de inducción es claramente la mejor opción. Después de cada uso no hay mucho que limpiar y limpiar con un paño húmedo y luego limpiar con un paño seco.

La placa de la estufa puede quemarse con la llama alta y debe limpiarse y frotarse con especial cuidado, especialmente cerca de los pequeños agujeros por donde sale la llama. A veces los agujeros se tapan.

Los derrames son comunes en las estufas de gas. Incluso en las cocinas de gas convencionales se necesita un encendedor que funcione bien.

Sin embargo, la mayoría de las estufas de gas modernas vienen con un encendedor incorporado. Las piezas removibles, como perillas, quemadores y rejillas, deben lavarse y reinstalarse.

Veredicto: Las placas de inducción son mucho más fáciles de limpiar

Diploma

En última instancia, lo que le ayudará a tomar una decisión son sus preferencias personales, su presupuesto, su estilo y la disponibilidad de opciones como gas canalizado o estufa y el tipo de recipientes para cocinar.

Si eres nómada y tienes acceso a la electricidad, optar por la inducción es la mejor opción para ti. Le ahorra el dolor de cabeza de las tuberías de gas, etc.

Otro factor importante es el material tostado. Para algunos, esta es una parte muy importante de nuestra comida y no se puede descuidar. La única solución a esto es una cocina de gas. Asar quemando la cáscara de la verdura es otro plato habitual que no se puede preparar sin llama.

Si es principiante en la cocina por inducción, prepárese para una cocción excesiva o insuficiente, ya que la llama de una placa de gas no puede igualar el control preciso de temperatura y potencia de la inducción. Se necesita un poco de tiempo para acostumbrarse antes de familiarizarse con el uso de las placas de inducción.

Para ser justos, ocurre lo mismo si recién empiezas a cocinar en una placa de gas. Mucha prueba y error hace que uno sea perfecto.

Recuerda que ser un maestro de cocina que domina el arte de cocinar tanto con gas como con inducción implica muchos fracasos, sudor y alimentos cocinados no comestibles.

Sin embargo, personalmente recomiendo una placa de inducción por su fácil manejo y bajo mantenimiento.

También te pueden interesar los siguientes artículos:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Placa de inducción o placa de gas: ¿cuál es mejor?

Si estás renovando tu cocina o planeas hacerlo pronto, es probable que te enfrentes a la eterna pregunta: ¿placa de inducción o placa de gas? Ambas opciones tienen sus ventajas y desventajas, por lo que es importante conocerlas antes de tomar una decisión. En este artículo, responderemos las preguntas más frecuentes sobre este tema para ayudarte a elegir la mejor opción para tu hogar.

¿Cómo funciona una placa de inducción?

Una placa de inducción utiliza campos electromagnéticos para calentar directamente la base del recipiente de cocina. Estos campos generan calor de forma rápida y eficiente, lo que significa que puedes cocinar tus alimentos más rápidamente. Además, el calor se distribuye de manera uniforme, lo que evita los puntos calientes y Fríos en tus preparaciones.

Para utilizar una placa de inducción, necesitarás utensilios de cocina magnéticos, como hierro fundido o acero inoxidable con base magnética. Los recipientes de cobre, vidrio o aluminio no son compatibles, a menos que tengan una capa de fondo magnético especial.

¿Cómo funciona una placa de gas?

Una placa de gas utiliza quemadores alimentados por gas natural o gas butano/propano para generar fuego. Puedes controlar el nivel de calor ajustando la llama, lo que brinda una gran precisión al cocinar.

Las placas de gas son muy populares debido a su capacidad de generar un fuego directo, lo que es ideal para algunas técnicas de cocina como asar o flamear. Además, no tendrás ninguna restricción en cuanto a los utensilios de cocina que puedes utilizar.

¿Cuál es más segura, una placa de inducción o una placa de gas?

Ambas opciones son seguras si se utilizan correctamente, sin embargo, las placas de inducción ofrecen algunas ventajas en términos de seguridad. Las placas de inducción se mantienen relativamente frías, ya que solo calientan el recipiente de cocina y no la superficie circundante. Además, la placa se apaga automáticamente si no detecta un utensilio de cocina en funcionamiento durante un período de tiempo determinado.

Por otro lado, las placas de gas requieren una mayor precaución debido al fuego directo. Es posible que te quemes si no tienes cuidado al manipular los recipientes o si no apagas el fuego correctamente después de cocinar.

¿Cuál es más eficiente energéticamente?

Las placas de inducción son más eficientes energéticamente que las placas de gas. La inducción utiliza hasta un 90% de la energía para cocinar, mientras que las placas de gas solo aprovechan alrededor del 55%. Esto se debe a que una placa de gas genera calor que luego se transfiere al recipiente, mientras que una placa de inducción calienta directamente el recipiente.

Si te preocupa tu consumo de energía o deseas ahorrar en tus facturas de gas, una placa de inducción sería la opción más recomendable.

¿Cuál es más fácil de limpiar?

En general, las placas de inducción son más fáciles de limpiar que las placas de gas. La superficie de una placa de inducción es lisa y plana, lo que permite limpiar derrames o salpicaduras de manera rápida y sencilla. Además, como la placa en sí no se calienta tanto, los derrames no se queman ni se adhieren, facilitando aún más el proceso de limpieza.

En cambio, una placa de gas puede requerir más tiempo y esfuerzo para limpiar, ya que los quemadores y soportes deben retirarse y limpiarse por separado.

¿Cuál es mejor opción para mí?

La elección entre una placa de inducción y una placa de gas dependerá de tus necesidades y preferencias personales.

Si valoras la eficiencia energética, la seguridad y la facilidad de limpieza, una placa de inducción sería la opción más adecuada. Por otro lado, si disfrutas de la llama abierta y la precisión en el control de calor, una placa de gas puede ser la mejor opción para ti.

Recuerda considerar también el presupuesto, la disponibilidad de gas en tu área y tus hábitos de cocina al tomar una decisión final.

Conclusiones

Tanto las placas de inducción como las placas de gas tienen características atractivas que las hacen destacar. La elección entre ambas dependerá de tus prioridades personales y necesidades específicas.

  1. Si buscas eficiencia energética y seguridad, una placa de inducción podría ser la mejor opción para ti.
  2. Si prefieres la llama abierta y la precisión en el control de calor, una placa de gas podría adaptarse más a tus necesidades.

No olvides investigar y comparar diferentes marcas y modelos para asegurarte de seleccionar una placa de alta calidad que se ajuste a tus preferencias y presupuesto. ¡Buena suerte en tu elección!

Fuentes:

Deja un comentario