¿Cómo se elabora el almidón de maíz? ¿Y cómo se elabora el almidón de maíz modificado?

El almidón de maíz, uno de los ingredientes más utilizados en la cocina y la industria alimentaria, es un producto versátil que presenta diferentes formas de elaboración. ¿Te has preguntado alguna vez cómo se obtiene este almidón a partir del maíz? En este artículo, exploraremos el fascinante proceso de elaboración del almidón de maíz y también descubriremos cómo se produce el almidón de maíz modificado. Acompáñanos en este viaje y adéntrate en el mundo detrás de uno de los componentes fundamentales de muchos de nuestros alimentos favoritos.

La maicena es un ingrediente alimentario versátil que se utiliza como espesante para sopas y salsas, como ingrediente para hornear, para freír rebozado y para varios otros fines. ¿Cómo se elabora el almidón de maíz?

La maicena se elabora a partir de la parte almidonada del endospermo del maíz. Para producir almidón de maíz, primero se separa el endospermo del maíz, se remoja y luego se separa la proteína del almidón. La suspensión restante se lava y se seca varias veces para obtener el polvo blanco que llamamos maicena.

Ahora profundicemos en esto.

Harina de maíz versus maicena

A partir del maíz se elaboran dos polvos principales: harina de maíz y almidón de maíz.

Los granos de maíz enteros se utilizan para hacer harina de maíz.

Es de color amarillo, tiene numerosos beneficios nutricionales y se utiliza habitualmente para cocinar y hornear.

Por estar elaborado a partir de granos de maíz enteros, contiene proteínas, fibra, vitaminas, minerales y todos los nutrientes del maíz.

Hoy en día, la producción de almidón de maíz es un proceso complejo y detallado ya que sólo se utiliza el endospermo del maíz.

El endospermo es el centro almidonado del maíz. No contiene proteínas ni fibra.

Para llegar al endospermo, primero se eliminan la cáscara exterior y la proteína del maíz.

Esto le quita al maíz su contenido de fibra y proteínas.

Por tanto, la calidad nutricional del almidón de maíz es inferior a la de la harina de maíz.

Si comparamos su sabor, la harina de maíz sabe a maíz.

Sin embargo, la maicena carece del distintivo sabor dulce y terroso del maíz.

Es blanco, no contiene nutrientes y en su mayor parte es insípido.

Se utiliza principalmente para añadir textura y espesar un plato. No agrega sabor a una receta.

La maicena se produce mediante una técnica de procesamiento compleja y detallada.

Veámoslo en detalle.

¿Cómo se prepara la maicena?

Todos los nutrientes del maíz se concentran en los granos de maíz.

Esta es el área debajo de la capa exterior.

La cáscara es un material fibroso y resistente. No es comestible y se retira para consumir el maíz.

Una vez que retires la cáscara, quedarán los granos de maíz incrustados en una masa sólida.

Es lo que llamamos el germen.

Los granos de maíz contienen el endospermo. Es el grano de maíz con almidón que se utiliza para hacer almidón de maíz.

Para acceder al endospermo, se deben pelar las capas externas del grano.

Este es un proceso laborioso y que requiere mucho tiempo.

Ahora bien, no todo el maíz es apto para hacer maicena.

Para ello se elige maíz que tenga más almidón que dulce.

El procedimiento para obtener almidón de maíz es el siguiente:

  1. El primer paso en el proceso de extracción de la maicena es retirar los granos de maíz de la mazorca y remojarlos. El remojo hace que el grano sea más suave y más fácil de separar.
  2. Una vez que se separan la cáscara y el germen, emerge el endospermo. Contiene proteínas y almidón. Para hacer maicena solo necesitas la porción de almidón. Entonces el siguiente paso es separar el almidón de la proteína.
  3. Se crea una suspensión húmeda mezclando agua y almidón. El almidón se lava varias veces hasta que quede puro. Finalmente, la suspensión restante se seca y se muele hasta obtener un polvo fino. Esto es maicena pura. Puedes utilizarlo directamente en tus recetas.

Recomendado: ¿La maicena se disuelve en agua? | ¿Puedes refrigerar el pan de maíz? | ¿El maíz hervido es dulce?

4 formas de utilizar maicena

En su forma pura, la maicena es un polvo blanco granulado.

No tiene sabor ni olor reconocibles.

Si lo pruebas crudo, verás que queda bastante suave.

Para usar en recetas, la maicena a menudo se mezcla con un líquido adecuado para formar una mezcla acuosa.

Estos son los usos más comunes de este polvo.

1. Espesar líquidos como sopas y salsas.

La maicena se mezcla bien con líquidos como el agua.

Cuando se mezcla con agua se vuelve translúcido y puede usarse como espesante.

El proceso básico es mezclarlo con un líquido como agua para crear una suspensión.

El líquido debe estar a temperatura ambiente para que la maicena se disuelva correctamente.

También puedes utilizar líquidos como vino o caldo de verduras para mezclar.

Para espesar el plato, vierte con cuidado esta mezcla en el plato mientras hierve a fuego lento en la estufa.

Revuélvelo hasta que se disuelva por completo.

Las moléculas de almidón en la maicena absorben líquido, se hinchan y gelifican.

Este cambio de textura da a las sopas y salsas una consistencia más espesa.

Puede utilizar maicena como espesante para sopas, guisos, postres, rellenos de tartas y varios otros platos.

2. Reemplace los huevos en los productos horneados.

¿Cómo se elabora el almidón de maíz? ¿Y cómo se elabora el almidón de maíz modificado?

La maicena se utiliza a menudo como sustituto de los huevos en la repostería vegana.

Puedes mezclarlo con agua en una proporción de 1 cucharada de maicena por 3 cucharadas de agua y usarlo en lugar de un huevo en una receta.

Este sustituto funciona para galletas, pasteles, pan y otros productos horneados.

3. Añade más estructura a los postres.

Cuando se disuelve la maicena en agua, las moléculas de almidón se expanden y gelifican.

Puedes utilizar esta mezcla para mejorar la textura y estructura de varios postres.

Funciona con todo tipo de harinas y masas de postre.

Agregar maicena a un postre lo hace ligero y masticable.

También puedes utilizarlo para espesar masas aguadas y darles la consistencia adecuada para hornear.

4. Rebozado y empanizado para frituras.

La maicena se puede utilizar como masa para freír verduras, carne y otros rellenos.

También puedes disolverlo con agua y utilizar la suspensión como aglutinante en lugar de huevo en recetas de bocadillos fritos.

¿Qué es la maicena modificada?

A veces te encuentras con el término “almidón de maíz modificado” en la etiqueta.

Entonces, ¿en qué se diferencia de la maicena normal? Vamos a averiguar.

El término “modificado” en el empaque generalmente indica que un ingrediente ha sufrido una modificación genética.

Esto suele aplicarse a alimentos híbridos de plantas o animales que han sido sometidos a hibridación u otra modificación genética.

Sin embargo, el término “modificado” es diferente para el almidón de maíz modificado.

Este término implica que la maicena ha sido alterada de alguna manera para hacerla más útil y extender su vida útil.

El almidón se puede tostar, tratar con ácido o tratar con un agente como hidróxido de sodio o potasio para cambiar sus propiedades químicas.

En todos los casos, el producto de partida sigue siendo almidón de maíz normal.

Entonces, el almidón de maíz modificado es almidón de maíz que ha sido modificado física, química o enzimáticamente para mejorar su usabilidad y vida útil.

Mejora su idoneidad para diversas tareas y lo hace utilizable por más tiempo.

La maicena modificada es un ingrediente común en alimentos listos para cocinar, como paquetes de salsa, mezclas para sopa, paquetes de postres o mezclas de comidas que puede preparar en minutos.

Relacionado: ¿Por qué es tan cara una olla arrocera? | ¿Por qué un horno microondas calienta de manera desigual?

¿Cómo se elabora el almidón de maíz modificado?

La maicena normal es un producto perecedero.

Aunque es versátil, no dura mucho.

Por lo tanto, es posible que no puedas comprarlo al por mayor y almacenarlo por más tiempo.

El almidón de maíz modificado se elabora a partir de ciertos tipos de maíz.

Dependiendo del uso final, se pueden elegir variedades de maíz con mayor contenido de amilosa o amilopectina.

El almidón de maíz ceroso se utiliza generalmente para producir almidón de maíz modificado.

El almidón de maíz modificado se procesa aún más sometiéndolo a diversos cambios físicos y químicos.

El producto resultante normalmente no contiene gluten ni alergias.

También es más adecuado para necesidades específicas. A menudo se utiliza como estabilizador, espesante o emulsionante.

Con almidón de maíz modificado físicamente alterado, el almidón de maíz se tuesta o se trata térmicamente para prolongar su vida útil.

El almidón de maíz modificado químicamente implica tratar el almidón de maíz con agentes ácidos o hidróxidos para hacerlo más útil para ciertas aplicaciones.

El tratamiento ácido generalmente reduce la viscosidad del almidón.

La maicena también se puede tratar con una carga eléctrica.

Estas medidas alteran las propiedades de la maicena y mejoran su consistencia y usabilidad general.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




¿Cómo se elabora el almidón de maíz? ¿Y cómo se elabora el almidón de maíz modificado?

¿Cómo se elabora el almidón de maíz?

El almidón de maíz, también conocido como maicena, se obtiene a partir del maíz. Este proceso de elaboración implica varias etapas:

1. Molienda del maíz

En primer lugar, el maíz se muele para romperlo en trozos más pequeños y facilitar la extracción del almidón. Esto se realiza en molinos especializados que aseguran una molienda uniforme.

2. Separación de los componentes

Una vez molido, el maíz se mezcla con agua para formar una suspensión acuosa. Esta suspensión se somete a un proceso de separación para eliminar los componentes no deseados, como las proteínas y las fibras, y así obtener solo el almidón. La separación se realiza mediante diversos métodos, como la centrifugación o la filtración.

3. Lavado y secado

Después de separar el almidón, se lleva a cabo un proceso de lavado para eliminar cualquier impureza residual. Posteriormente, se procede al secado del almidón, generalmente mediante secadores de aire caliente. Este paso es fundamental para obtener un producto final estable y de calidad.

4. Obtención del almidón de maíz

Una vez seco, el almidón de maíz se muele hasta obtener un polvo fino y homogéneo. Este polvo se empaqueta y está listo para su uso en diversas aplicaciones culinarias y alimenticias.

¿Cómo se elabora el almidón de maíz modificado?

El almidón de maíz modificado es una forma modificada del almidón de maíz común. A continuación, se describe el proceso de elaboración:

1. Obtención del almidón de maíz

El primer paso consiste en obtener el almidón de maíz siguiendo el proceso detallado anteriormente, desde la molienda hasta el secado del maíz.

2. Modificación del almidón

Una vez obtenido el almidón de maíz, se somete a diferentes métodos de modificación para mejorar sus propiedades y funcionalidades. Estos métodos pueden incluir tratamientos químicos, físicos o enzimáticos.

3. Procesamiento adicional

Después de modificar el almidón de maíz, este puede someterse a procesos adicionales para lograr ciertas características específicas, como la gelatinización o la estabilización. Estos procesos ayudan a adaptar el almidón de maíz modificado a diferentes aplicaciones industriales, como la elaboración de alimentos, productos farmacéuticos o textiles.

4. Obtención del almidón de maíz modificado

Una vez finalizado el proceso de modificación y procesamiento adicional, se obtiene el almidón de maíz modificado. Este producto se presenta en forma de polvo y está listo para su uso en diferentes industrias.

¡Esperamos que esta información haya sido útil! Para obtener más detalles sobre el proceso de elaboración del almidón de maíz y su versión modificada, puedes visitar los siguientes enlaces:

  1. FAO – Producción de almidones modificados
  2. Revista de la Ingeniería Química de la Universidad de Concepción – Modificación de almidones


Deja un comentario